Hellow

Search

+Hellow

Hellow
TV CLUB: Después de su abrupta cancelación, hicimos la autopsia de ‘Doubt’

Culture

TV CLUB: Después de su abrupta cancelación, hicimos la autopsia de ‘Doubt’

Texto por Juan González — 27.Feb.2017

Doubt, la nueva serie de Katherine Heigl, fue sorpresivamente cancelada después de dos episodios y sin mayor explicación.

Ya había yo escrito una reseña de ella, en donde dije (y lo mantengo) que sorpresivamente la serie no era mala y que a pesar de ser una serie de procedimiento legal, podría llamar mi atención lo suficiente para mantenerla en la lista.

Al leer de la cancelación (justo antes de ver la muerte de alguien en Nashville) quedé sin palabras y no le veía el caso a ver el segundo episodio (que aún no tenía la oportunidad de ver) me encontraba yo devastado, salí de mi casa para comprarme un six y un gansito, para curar las penas, más por la muerte en Nashville que por Doubt pero fue la gota que derramó el vaso. Pero en la redacción de Hellow me obligaron a ver ese segundo episodio, para hacer una autopsia de la cancelación.

Mi opinión profesional es la siguiente: “No sé”.

Insisto en que la serie no es mala, tal vez erraron en la manera en que la promocionaron. Es diferente a otras series de procedimiento legal, sin embargo no es la primer comedia de procedimiento legal. Ahora comedia, lo que se dice comedia no lo era, se trató de un dramedy y eso tampoco es encontrar el hilo negro, no es el primer dramedy de procedimiento legal.

Tienen, desde mi humilde punto de vista, un reparto excelente, que tal vez eso funcionó en su contra. Tal vez los ejecutivos y el público esperaban mucho más de este reparto o como lo leí en un sitio el reparto se merecía algo mejor.

Ciertamente Doubt no era LA serie que los Emmys o los Globos de Oro estaban esperando. Pero sigo manteniendo mi opinión de que podía ser un programa que te entretuviera y se fuera a la lista de series para tener de fondo mientras comes o cenas.

El problema radica principalmente en las expectativas de los ejecutivos. CBS ya el año pasado nos regaló una temporada completa de Supergirl y, a pesar de que ese show se encontraba entre los primeros tres programas de la televisora con mayor audiencia, decidieron dejarla ir al CW al no cumplir con sus estándares de audiencia.

¿Estándares de audiencia? Si un programa que esta dentro de tu Top 3 de ratings, no cumple con tus expectativas de audiencia, o toda tu programación esta mal o tus expectativas están mal.

CBS seguramente tomó esta decisión porque Doubt debutó dentro de su Bottom 5. Pero volvemos a sus altas expectativas en tiempos donde los ratings difícilmente superan los 2 puntos. CBS si se portó con demasiada malicia hacia esta serie, Conviction y Notorious en ABC tuvieron audiencias similares y tuvieron sus 10 episodios. ¿Por qué CBS se portó así con Doubt? No lo sé, pero creo que los productores hubieran buscado mejor un canal como TNT, donde Doubt hubiera terminado su temporada y muy probablemente recibir una segunda.

Por supuesto que el ego de Katherine Heigl probablemente no la hubiera dejado trabajar en esa televisora ¿y? Originalmente el papel era para KaDee Strickland.

Creo que ya fue mucho rollo para una serie que no era premiable y que fue cancelada después de dos episodios. Pero duele ver de pronto que series que logran tener un reparto hasta cierto punto diverso y sobre todo con una transexual interpretando a una transexual dentro de sus papeles principales, sean canceladas de esta manera, cuando ya no hay este tipo de sucesos salvo contados desastres. Y Doubt fue y es muchas cosas, pero desastre, no es una de ellas.

La televisión post nuevo milenio se encuentra en un proceso de grandes cambios cuyos ejecutivos no han dado en el clavo sobre los cambios que ocupan hacer.

Hace un par de años era muy común que Septiembre y Octubre fueran un baño de sangre. Para una serie nueva, pasar del quinto episodio era todo un logro y cuestión de celebración recibir la orden de otros nueve episodios.

También eran otros tiempos económicos, cuando todo parecía ser abundancia. Esos tiempos se acabaron pero las televisoras siguieron su curso como si lo estuvieran, hasta darse cuenta que estaban gastando mucho dinero en producir pilotos y series. Y que los ratings que dichas series estaban generando eran muy inferiores a lo que estaban acostumbrados.

¿Qué sucedió? Las televisoras están tratando de comprender su nueva realidad. Primero fue la huelga de escritores que afectó increíblemente a la industria y cambió radicalmente el rumbo de series como Lost y Heroes. Esas series literalmente tienen un antes y después de esa huelga. Los escritores de Heroes no pudieron volver a levantar el programa y los productores de Lost les notificaron que sus futuras temporadas contarían con la mitad de los episodios que solían tener.

Las 4 grandes, NBC, CBS, ABC y Fox, vieron que había una marcada diferencia en ratings y que producir shows costosos como los anteriormente mencionados, realmente no era tan redituable. Y esos shows eran LOS éxitos del momento. Sin embargo a la vez tenían en cuenta que el público se estaba volviendo más exigente con respecto a la calidad de los programas que querían ver en televisión.

Para poder darle al público mejores producciones las televisoras se volvieron más selectivas con respecto a qué guiones eran mandados a piloto y cuáles de esos pilotos eran llamados a producción.

Después de uno o dos episodios, se cancelaban las series, al cabo ahí en el cajón las televisoras contaban con dos o tres programas más que podían meter. Después de esta decisión solo les quedaban uno o dos. Si se portaban brutales y cancelaban esos tres programas antes de diciembre, con qué llenarían el espacio el siguiente año.

Y poco a poco Septiembre y Octubre comenzaron a ser menos sangrientos y surgió el baño de sangre en Mayo. Al terminar todas las series sus temporadas se decidía qué regresaba de los programas estrenados, que ahora los dejaban correr un curso de al menos 10 episodios. El saber que tu programa no había recibido la orden de otros nueve, era una cancelación segura, el recibir una orden de nueve más dejó de significar una renovación segura. En mayo las televisoras truncaban historias sin importar cuántos episodios hubieran corrido de ella.

Y esas cancelaciones abruptas después de uno o dos episodios, las habíamos olvidado, aunque realmente no fueron hace mucho tiempo.

Las televisoras siguen sin considerar el efecto millennial. La gente ya no ve la televisión cuando ellos quieren, la gente ve sus programas favoritos cuando puede y donde puede. Algo que el CW si ha tomado en consideración y por eso es de las televisoras que tiene el más bajo índice de defunciones.

Más Hellow

Historias Relacionadas