Hellow

Search

+Hellow

Hellow
Spaceman en el celuloide: David Bowie

Art & Design Culture

Spaceman en el celuloide: David Bowie

Texto por Oralia Torres — 12.Jan.2016

bowie00

El fallecimiento de David Bowie nos tomó por sorpresa a todos la noche del 10 y mañana del 11 de enero. La muerte de un genio, así como sus logros en cualquier área de estudio y campo de trabajo, pesa en los corazones de todos precisamente porque sabemos que la Muerte, con mayúscula, es el punto final a la existencia particular, eliminando por completo cualquier posibilidad de volver a crear. Se resiente de inmediato la pérdida de dicha mente tan brillante porque sabemos que, aunque los imiten y se quiera replicar su éxito, son instantes irrecuperables, perdidos como una lágrima en el mar. David Bowie fue uno de esos genios que brilló con fuerza extraterrestre y marcó un antes y después en la música, moda y percepción del ser.

Todo el día pasé por las etapas de incredulidad, negación, frustración y aceptación. Escuché toda su discografía y mis canciones favoritas, leí muchos thinkpieces, y obituarios sobre Bowie y su importancia en la música, el cine, la moda y en nuestra vida cotidiana. Su música frecuentemente hablaba de sentirse aislado y solitario, algo que hizo eco en millones de personas por más de 40 años; él, junto con sus alter egos artísticos, nos hizo saber que no sólo está bien ser diferente, sino que hay que tomar orgullo en ello y ser irrevocablemente auténticos. You’re not alone, gimme your hands ’cause you’re wonderful.

A diferencia de miles y al igual que otros tantos, descubrí a David Bowie primero en el cine, luego en la música. Vi The Man Who Fell To Earth mucho antes de escuchar The Man Who Stole The World, y me fascinó como Jareth The Goblin King antes que como Ziggy Stardust. Su participación en el cine, frecuentemente limitada a breves pero estelares cameos, fue hipnotizante y sumamente ecléctica: fue alienígena, vampiro, científico, emperador, artista, sí mismo. Les presento cinco de sus alter-egos cinematográficos (y dos cameos imperdibles), para que también sobrelleves el duelo maravillándote con sus interpretaciones.

Jareth The Goblin King 
Labyrinth (1986, dir. Jim Henson)

Con rimas sin sentido pero deliciosas al oído, Bowie es el villano y antagonista de la fantástica Labyrinth, donde interpreta al mismísimo rey de los duendes que cumple el capricho de una adolescente cansada de ser la hermana mayor (Jennifer Connelly). La película no fue un éxito en taquilla y fue despedazada por la crítica, pero con el paso del tiempo obtuvo status de culto gracias a la interpretación y música original de Bowie, los bellos escenarios y la animación de los muñecos.

Pontius Pilate
The Last Temptation of Christ
(1988, dir. Martin Scorsese)

Last Temptation of Christ - courtesy NBC Universal- lili

Basada en la polémica novela de Nikos Kazantzakis del mismo nombre, aquí Bowie da una pausada y brillante interpretación de Poncio Pilato, prefecto de la provincia romana de Judea que autoriza la crucifixión de Jesucristo. El filme es una interesante reflexión sobre qué hubiera sido de una de las figuras cruciales en el mundo occidental de enfrentarse a la decisión de no seguir la voluntad de Dios y vivir como hombre común y corriente, y Bowie destaca por presentar a un hombre que defiende la normalidad, la moral y las buenas costumbres romanas de un modo sumamente burocrático.

John Blaylock
The Hunger 
(1983, dir. Tony Scott)

Pero por supuesto que el primer filme que reinventó el subgénero de vampiros iba a tener a David Bowie en su reparto. La película falla mucho en cuanto al guión, pero Bowie la sobrelleva con una desesperación y melancolía impresionante. El filme comienza con la espantosa revelación que tiene John al darse cuenta de que su amante, Miriam (Catherine Deneuve) ya no está interesada en él y, aunque es inmortal, envejece brutalmente rápido.

Nikola Tesla
The Prestige
(2006, dir. Christopher Nolan)

david-bowie-the-prestige
Entre Bowie y Nikola Tesla, genio y científico croata, pudiera haber interesantes paralelos: brillantes en sus respectivos campos de trabajo y, en su punto de más alta popularidad, repudiados por la sociedad conservadora que rechaza lo que no entiende. Afortunadamente el ídolo musical no tuvo la suerte del inventor, y tuvo la oportunidad de hacerle un homenaje y darle una sobria elegancia a Tesla, el personaje, en el drama de ciencia ficción y magia de Nolan.

Thomas Jerome Newton
The Man Who Fell To Earth (1976, dir. Nicolas Roeg)

david-bowie-in-nicholas-roegc2b4s-l-the-man-who-fell-to-earth-screenshot1
El debut de Bowie en el cine fue con un personaje que ya había interpretado musicalmente antes: un alienígena que llega a la Tierra, esta vez en búsqueda de agua para su planeta moribundo. Thomas Jerome Newton, si bien podría ser pariente de Ziggy Stardust, recorre el camino de la destrucción de su cuerpo y alma a través de la libre empresa gracias al dinero, poder, sexo y televisión.

En mi humilde opinión, de todos los cameos y participaciones menores de Bowie en cine y televisión, las dos más importantes son en dos comedias muy diferentes entre sí.

Zoolander (2001)

El cameo definitivo y más icónico de todos no necesita explicación alguna.

The Life Aquatic With Steve Zissou (2004)

Ok, tal vez no aparezca su rostro en la película, pero es omnipresente: los temas de soledad, aislamiento y deseo de conectarse con alguien más, pretereternos en su música, así como su espíritu aventurero y ganas de explorar lo desconocido son dominantes en este filme menor de Wes Anderson. Por si fuera poco, Seu Jorge hace bellísimos cóvers en portugués de las canciones clásicas de Bowie, que te harán desear subirte a una nave -marítima o espacial- y tener nuevas peripecias.

Más Hellow

Historias Relacionadas