Hellow

Search

+Hellow

Hellow
¿Serás de los que entenderá o googleará el significado de ‘mother!’?

Culture

¿Serás de los que entenderá o googleará el significado de ‘mother!’?

Texto por Oralia Torres — 22.Sep.2017

Darren Aronofsky es un director que se caracteriza por realizar películas extraordinarias, crudas y retadoras. Black Swan fue una película de horror físico y psicológico basado en la dañada relación entre madre e hija, Requiem for a Dream es un drama que exploró los lados más sórdidos de el uso y abuso de drogas, y Pi fue una brillante cinta experimental sobre la búsqueda del sentido de la vida a través de los números.

Se sabía poco sobre su siguiente proyecto: lo protagonizaría Jennifer Lawrence y Javier Bardem, su título estaba en minúsculas y con un signo de admiración, y venía acompañado de dos bellísimos pósters ilustrados hechos por James Jean. De la trama no se supo nada hasta presentar el primer teaser y trailer en agosto, y desde su estreno en el Festival Internacional de Venecia ha recolectado críticas y opiniones sumamente divididas. Aronofsky realizó un filme que provoca reacciones viscerales en la audiencia a favor y en contra, provocando enojo y elogio por igual; horas después de haberla visto, es difícil escribir sobre ella por lo bizarra que es.

Una pareja compuesta por un escritor y una mujer mucho más joven viven en una vieja casa en medio de la nada. Él pasa los días intentando trabajar, ella se dedica a remodelar el hogar. Una noche, un misterioso hombre llega y se queda a vivir en la casa. Al día siguiente llega su esposa, y las cosas se salen rápidamente de control. De acuerdo al AMA de Aronofsky en Reddit, con mother! quería regresar al territorio del horror que exploró con The Black Swan, enfocándose en el subgénero de invasión de hogar para que cualquiera pudiera identificarse. También, especificó que quería hacer una conexión metafórica con nuestro hogar, revelando que en realidad la película es una alegoría sobre cómo el Hombre ha tratado al planeta por siglos, y la urgente advertencia sobre su eventual y próxima destrucción. Este urgente tema ya lo había explorado con Noah -su última película de proporciones bíblicas- y que este año se ha vuelto aún más relevante gracias a la gravedad de los desastres naturales que han aquejado al hemisferio occidental. 

Aunque se puede hacer una película sin una narrativa concisa, el guión de Aronofsky presenta tantas referencias y símbolos diferentes que su propósito ambientalista se pierde con facilidad. ¡madre! pudiera ser sobre casi cualquier cosa: la relación entre el artista y su obra, el proceso creativo de los artistas varones, las relaciones abusivas y violencia doméstica, la historia de la comunidad judía, la Biblia reinterpretada, la autodestrucción de la Humanidad y la de su ambiente, o un muy, muy mal viaje causado por drogas duras. La ausencia de nombres de los personajes -y su revelación hasta los créditos finales- ayuda a que el significado de la película esté abierto a diversas interpretaciones, de modo que tuvo la oportunidad de ser una especie de test de Rorschach fílmico. Empero, esto es su mayor falla: al ser ambiguo respecto a los complejos temas de su obra y no desarrollarlos claramente, espera que la audiencia ate cabos y decida qué significa a través de una experiencia sensorial febril, propósito que pierde sentido al confirmar él, como creador, de qué trata la película en entrevistas.


Para mi, mother! es un drama con elementos de horror sobre la relación desigual y abusiva entre un artista y su pareja -a quien toma como su musa e inspiración-, con muchas referencias bíblicas y a la violencia cotidiana que enfrentamos este siglo. Me dio la impresión que Aronofsky quiso partir de la clásica relación musa joven/creador viejo para explorar aspectos más filosóficos, pero termina justificando y perpetuando esa tóxica convención social sin aportar nada nuevo.

Las actuaciones en esta película son tan brillantes como se puede esperar. Michelle Pfeiffer regresa a nuestras pantallas con un espeluznante e intimidante papel, Domhnall Gleeson y Kristen Wiig tienen pequeñas pero muy memorables apariciones, y Javier Bardem retoma su lado oscuro de un modo intenso y despiadado. Empero, es Jennifer Lawrence quien se lleva el filme: la actriz estadounidense sufre con su personaje las penurias y crueldades a las que es expuesta, al grado de decir en entrevistas que se sentía insegura. La edición, la ausencia de banda sonora y los efectos visuales son claves para crear suspenso, mantener el tono surrealista y darle coherencia a la narrativa.

Aronofsky -quizás inspirado por el brillante regreso de David Lynch y el éxito colosal de Damien Chazelle- busca causar reacciones viscerales en la audiencia al tiempo que busca reinventar el género del horror psicológico, sin éxito. Provocativa y visualmente impactante, ¡madre! será recordada más por su extrañeza y por el hype desmedido que por lo que tenga qué decir.

Más Hellow

Historias Relacionadas