Hellow

Search

+Hellow

Hellow
Playlist: 10 canciones que nos recuerdan el cine de Tarantino

Music

Playlist: 10 canciones que nos recuerdan el cine de Tarantino

Texto por HELLOW — 12.Aug.2015

pulp-fiction-dance-travolta-thurman

El director norteamericano regresa a la pantalla grande con «The Hateful Eight», cinta que promete la vuelta al Tarantino más puro. Ese de los diálogos inverosímiles, el humor negro, las referencias y parodias a clásicos de samuráis, artes marciales y western y, por supuesto, la irreducible violencia que casi nos hace sentir la salpicadura de la sangre en el cine. Si bien abusa del pastiché y «piratea» muchas ideas, su estilo cinematográfico es inconfundible. Y una parte fundamental de esa distinción es la música.

Estas 10 canciones nos remiten en automático al cine de Quentin Tarantino al escucharlas.

Funky Fanfare.

Los obsesivos de los detalles no habrán dejado pasar esta pieza de Keith Mainsfield en Kill Bill o Death Proof. Funky Fanfare es el nombre de la canción que acompaña las advertencias de «Our feature presentation» en las películas de Tarantino. Un «homenaje» a las tarjetas Astro Daters del National Screen Service que se utilizaban en los cines en la década de los setenta.

Girl You’ll be a Woman Soon.

Mia Wallace disfruta como oligofrénica con esta rola del cuarteto de Chicago Urge Overkill antes de darse el chute de coca de su vida. Solo quienes hayan visto Pulp Fiction conocen la canción y quizá, junto con la nariz ensangrentada y los ojos en blanco de Mia, nunca se la hayan podido sacar de la cabeza.

Like a Virgin.

¿De qué trata esta canción de Madonna? Perros de Reserva pone las cartas sobre la mesa sin sutilezas ni sobreentendidos. En la primera escena de la película debut de Tarantino ocho matones con pinta de hacer negocios del tipo que no presumirías en una cena familiar, hipotetizar si habla de un sujeto con un pito tan grande que hace sentir a su pareja dolor «como la primera vez» cuando tienen relaciones. Más claro, imposible.

Es un caso especial porque nunca aparece en la película, pero te pone a pensar, ¿de qué trata esta canción de Madonna?

Miserlou.

—I love you, Pumpkin.

—I love you, Honey Bunny.

—All right, everybody be cool, this is a robbery!

—Any of you fucking pricks move, and I’ll execute every motherfucking last one of you!

Y empieza el surf frenético y con sabor a sal de las costas californianas de Dick Dale. El diálogo que abre Pulp Fiction parece hecho para escucharse encadenado con Miserlou.

Stuck in the Middle with You.

Desde las primeras notas de este rock suave de Stealers Wheel ya sientes el hormigueo en la cadera para ponerte a bailar, navajas de afeitar y baños de gasolina aparte, como Michael Madsen interpretando al sádico Mr. Blonde.

You Never Can Tell.

Después de la lección de cultura popular de los años cincuenta y sesenta que da Vincent Vega a Mia Wallace nunca volveremos a confundir a Mamie Van Doren con Marilyn Monroe. Sobre la pista, ambos dan una clase de twist, al compás de Chuck Berry, en una de las escenas de baile más memorables de la historia del cine.

Bang Bang.

El efecto que consigue Quentin Tarantino con la combinación de música e imagen en los primeros minutos del volumen I de Kill Bill es excepcional. Los diálogos, el sonido de los pasos, la respiración agitada, el disparo. El todo consigue resignificar la canción de Nancy Sinatra y hacerla una de nuestras favoritas.

Battle Without Honor or Humanity.

La venganza viste un tracksuit amarillo, usa Onitsuka Tiger modelo Mexico 66 y viene acompañada de esta canción de Tomoyasu Hotei. Es escuchar y completar el cuadro de forma inmediata.

Hold Tight!

Esta salvajada de Dave, Dee, Dozy, Beaky, Mick & Tich es toda una joya olvidada de los sesenta. Dos minutos y medio de locura ruidosa, machacante y entretenida. Amarrense los cinturones si no quieren perder la pierna como Jungle Julia.

Chick Habit.

Acá culmina ese homenaje que rinde Quentin Tarantino a los dobles de acción de nombre Death Proof. Y para reivindicar el girl power, nada como una secuencia de pelea, por llamar de alguna forma a la brutal golpiza que recibe Stuntman Mike, contrastada con la melodía yé-yé de Chick Habit de April March.

Nobody but Me.

Uno de los momentos más esperados de Kill Bill Vol. I era ver a La Novia desplegar toda su furia destripando adversarios y cortando extremidades con su katana. El momento llegó de la mano de los Crazy 88, justo antes de enfrentarse a O-Ren Ishii, donde vemos a la protagonista repartir madrazos a diestra y siniestra al psicodélico son de Nobody But Me de The Human Beinz.

Más Hellow

Historias Relacionadas