Hellow

Search

+Hellow

Hellow
Okja: la emocionante apuesta cinematográfica de Netflix

Culture

Okja: la emocionante apuesta cinematográfica de Netflix

Texto por Oralia Torres — 03.Jul.2017

Al fin salió en Netflix la película más controvertida en el Festival de Cannes 2017, ya que desató el inevitable debate respecto a cuáles son los medios en los que deberían disfrutarse las películas, las limitaciones de las distribuidoras y de los estudios y el tipo de producciones que realizan, y cuáles son los criterios para premiar filmes. Por su temática, el guión de Okja probablemente hubiera tardado mucho más en producirse: en esta etapa, los estudios prefieren enfocarse en películas de alto presupuesto que garanticen un alto retorno en taquillas, y buscan enfocarse en cintas temáticamente suaves para poder venderla globalmente. Por otro lado, las formas de distribución de las producciones originales de Netflix -disponibles en todo el mundo al momento de su estreno- presentan una alta ventaja competitiva en comparación con las distribuidoras tradicionales, las cuales se tienen que atener a tanto los planes de los estudios como a la expectativa global de la cinta.

El pasado 28 de junio fue el estreno global en la plataforma Netflix de la polémica cinta, y a pesar de plantear una visión pesimista sobre el futuro, no es tan mordaz ni crítica como se esperaría de una cinta de Joon-ho Bong. Director de la cinta de horror The Host (2006) y del thriller distópico Snowpiercer (2013), nos presenta una realidad alterna en la que Mirando Corporation creó cerdos modificados genéticamente para que fueran una solución a la producción de alimentos. Dicha empresa trasnacional mandó 26 supercerdos alrededor del mundo para, después, hacer una premiación al mejor supercerdo. Mija, una adolescente sudcoreana, lleva años cuidando a Okja, uno de estos supercerdos; cuando llega el día en que la empresa reclame a Okja, Mija hará hasta lo imposible por recuperarla. Temáticamente, la película abarca cuestiones complejas como la relación entre las industrias de alimentos y la explotación animal, los esfuerzos de las empresas por vender sus productos en una época donde existe una alta preocupación por lo que contienen, y el activismo antiespecista; empero, el guión muerde mucho más de lo que puede masticar, y estos temas no son explorados a profundidad.

La película, en sí, es un primer esfuerzo comercial por crear conciencia sobre el consumo de carne y su relación con el abuso animal -y lo logra mucho mejor que los clips grotescos de PETA-, pero le da prioridad al centro emocional formado por la relación entre Mija y Okja, y es ahí en donde se encuentra la mayor resonancia y fuerza del filme.

El reparto es, sin duda, espectacular: Tilda SwintonSeo-Hyun Ahn son magníficas en sus respectivos papeles, mientras que Jake Gyllenhaal demuestra una faceta hasta ahora desconocida, balanceándose entre siniestro y cómico. Paul Dano, Steven Yeun, Giancarlo Esposito y Lily Collins hacen buenos papeles de soporte y ayudan a presentar las distintas perspectivas en el guión. La animación de la titular Okja y de otros supercerdos se ve bien a secas, mientras que la cinematografía a cargo de Darius Khondji y el diseño de producción, a cargo Ha-Jun Lee y Kevin Thompson, son muy bellos. Eso sí, quizás la película se apreciaría y disfrutaría más en pantalla grande, pero se agradece la amplia distribución global para no quedarnos fuera de la conversación al respecto.

Sentimental, oscura y con algunas secuencias increíbles y emocionantes, Okja es una cinta que vale la pena verse, aunque sea para ver qué tanto eleva las expectativas de las futuras producciones fílmicas originales de Netflix y darnos un vistazo de cómo puede evolucionar el cine en el futuro.

Más Hellow

Historias Relacionadas