Hellow

Search

+Hellow

Hellow
Moda y futuro: ¿Qué nos depara el mañana?

Style

Moda y futuro: ¿Qué nos depara el mañana?

Texto por HELLOW — 10.Sep.2015

Los avances tecnológicos de la última década nos han traído espectaculares invenciones a la industria de la moda. Ya sea por la implementación de nuevos recursos materiales para la confección de prendas o el uso de nuevos artefactos que ocupan un nuevo espacio en la fabricación no sólo de ropa sino de accesorios, calzado y telas.

Sin embargo, al poner de frente la tecnología y el futuro de las prendas, nos damos cuenta que existen técnicas novedosas que no necesariamente involucran la más nueva tecnología ni los más sofisticados aparatos y  refuerza la idea queBiocouture la fabricación artesanal y manual será un recurso  mucho más valioso, cercano a quien lo consuma. Un ejemplo es el trabajo de Suzanne Lee y su marca  que fabrica piezas a partir de bacterias y la visión artesanal de diseñadora mexicana Carla Fernández con su marca y la colaboración de artesanos en Taller Flora.

Prendas de la marca Biocouture fabricadas a partir de bacterias.

No obstante, ¿Qué tiene que ver el futuro en todo esto? Bien, pongámoslo así: La moda, el futuro y la relación estrecha con el tiempo es algo que es indispensable para su funcionamiento. Estas visiones hacía lo novedoso y moderno no sólo se han presentado actualmente con la impresión 3-D o la utilización de microchips en la ropa, su origen se remonta a el trabajo de los diseñadores como Paco Rabanne, Paul Poiret, Cristóbal Balenciaga, Hussein Chalayan, Rei Kawakubo, Yohji Yamamoto, Alexander Mcqueen,  entre otros.

La premisa que se debe destacar en esta reflexión no es pensar quién o quiénes han usado el recurso del futuro para la creación de sus obras. Sino cómo y cuándo se toma el futurismo como punto de partida de la creación en la industria. Ya sea con materiales como el metal usados por Paco Rabanne o las arriesgadas formas y siluetas hechas por Poiret y Balenciaga, hasta los vestidos “vivientes” de Hussein Chalayan. El futuro, utópico o no, será fuente de inspiración a la creación porque nos invita a solucionar problemas que en el presente no se han solucionado.

Por eso no sorprende que las nuevas técnicas o nuevos usos de la tecnología aplicados a la moda sean tan sorprendentes. Telas cambiantes de color, materiales que con un botón pueden ajustarse al cuerpo, impresión 3-D en casa o fabricar tela a partir de azúcar y bacterias son sólo ejemplos de cómo los diseñadores pasan a una conceptualización que se acerca a la funcionalidad de la ropa en el futuro (y que puede usarse ya mismo).

Hussein Chalayan, vestido inspirado en un aeroplano

Conforme vaya pasando el tiempo, nuevas soluciones a problemas actuales nos darán un panorama de qué es lo que viene en el futuro, porque el futuro siempre da un anhelo de esperanza, de que todo va ir mejor a pesar de las adversidades presentes. En esto empata la moda: lo novedoso es parte de su esencia y, pues, el futuro es fundamental para que los diseñadores implementen caminos que nos otorguen esperanza y anhelo hacia una época determinada.

Más Hellow

Historias Relacionadas