Hellow

Search

+Hellow

Hellow
Legion: Lynch, Wes Anderson, Hitchcock y Pink Floyd en el universo de los X-Men

Art & Design Culture Music

Legion: Lynch, Wes Anderson, Hitchcock y Pink Floyd en el universo de los X-Men

Texto por Julio Vázquez — 24.Feb.2017

Tres episodios son los que hemos podido ver de la nueva serie de Marvel, y antes de que se adelanten a suponer que es una producción más de superhéroes, esta vez puede que estén completamente equivocados.

Legion está basada en uno de los mutantes más poderosos dentro del universo X-MenDavid Charles Haller, mejor conocido como Legión, y no, no necesitan saber demasiado de cómics, haber visto otras series o películas para disfrutarla, ya que tiene una narrativa propia, un enorme acierto en el que otros proyectos de Marvel, como Agents of Shield, simplemente fallaron. Es una historia completamente autónoma, sin embargo no está de más darles un poco de contexto.

Legión apareció en The New Mutants en 1985, creado por Chris Claremont. Es hijo de Charles Xavier (Profesor X) y Gabrielle Haller. A los 10 años fue testigo del asesinato de sus padres adoptivos, suceso que provocó que sus habilidades se hicieran presentes, sufriendo también un daño psicológico brutal que culminó en un trastorno de identidad disociativo, y autismo. Entre su gama de poderes está la telepatía, telequinesis, piroquinesis, cambio de forma, manipulación del tiempo, creación de realidades, súper fuerza, manejo de energía, y teletransportación, pero, cada uno de ellos le pertenece a una personalidad diferente, lo que genera todo un caos en su mente, de hecho, su nombre lo obtiene como referencia al hombre poseído por demonios que Jesucristo encuentra en el Nuevo Testamento.

Y ahora sí, vayamos a la serie. Ésta tiene como mente maestra al creador de la multipremiada, FargoNoah Hawley. Es una co-producción entre FX y Marvel, lo que continua sumando a la nueva relación entre el gigante de los cómics y Fox, quienes mantienen los derechos sobre los mutantes… y Spider-Man. Legion es un descanso de los golpes, del festín de grandes efectos e historias sin tanta profundidad que hemos tenido en todos estos años del lado cinematográfico, acercándose mucho más a lo que es Daredevil en Netflix, sólo que, al momento, sin tantas secuencias de acción, pero sí resultando mucho mejor que el resto de las producciones televisivas de Marvel.

La historia toma esencia de los cómics, presentándonos a David como un chico problema, junkie y “ezquizofrénico”, y es conforme avanza la historia que vamos descubriendo su pasado y su relación con el presente, las voces internas, poderes, compañeros, interés amoroso, villanos y por qué él resulta ser la clave para detener una guerra.

En el apartado actoral destacamos a Dan Stevens, el protagonista, quien es acompañado de Sydney Barrett, a cargo de Rachel Keller, y Lenny Busker, quien es Aubrey Plaza, entre otros.

La línea de la serie se destaca de inmediato de entre las propuestas que tenemos actualmente en televisión, todas, no sólo en el tema cómics; mezclando lo mejor de la estética de los años 40, 50 y 60, con el futurismo de Kubrick en A Clockwork Orange, el trato psicológico de The Shining, el surrealismo de Lynch y su mezcla de lo cotidiano con lo soñado, más el manejo de luz que se tiene en Lost HighwayMulholland Drive, finalizando con la simetría y vestuario dignos de Wes Anderson.

Incluso, acorde a Hawley, Legion tiene esencia e inspiración de Pink FloydThe Dark Side of the Moon; “Ese álbum es realmente el paisaje sonoro de una enfermedad mental hasta cierto punto”, y es de ahí donde nace el nombre de Sydney, por Syd Barrett. Esta inspiración y homenaje, lo secunda el encargado de la música, Jeff Ruso; “Pink Floyd era básicamente la banda sonora de la esquizofrenia en los años 70.”

La serie es hermosa, compleja, catártica e inteligente, pero lamentablemente no es para todos, y ese es el “pero” por el que muchos (fanboys) la pudieran juzgar de regular a mala, ya que carece de enormes efectos especiales (en teoría), misiones llenas de acción, y de Hugh Jackman destazando villanos como Wolverine. Pero por el contrario, aunque corta, siendo en total 8 episodios, es un deleite de técnicas narrativas, donde de hecho, si eres amante o estudioso del cine, resulta una clase magistral sobre cómo interpretar la psique de los personajes. Basta con el primer episodio, para ser puestos en medio de un juego constante entre el tiempo, el espacio y la mente, a través de la edición de sonido, el volúmen, el uso del blur, la visión y ángulos, el manejo de colores, luces, sombras; hay glitches, saltos en el tiempo, recuerdos sobre recuerdos, una relación de amor mental, y lo mejor… más mutantes. Todo acompaña la idea central sobre encontrarse a sí mismo y saber quiénes somos.

Y es así como, sin temor a aventurarme, tenemos una de las mejores series de este 2017, y un ejemplo perfecto, para empezar a desarrollar historias mucho más complejas y profundas del basto mundo de los cómics, porque sí Marvel, te amo y disfruto mucho ver a Iron Man rompiéndole la cara a Capitán América, pero hay que saber nivelar y empezar a ofrecer también otro tipo de contenido y nuevas propuestas.

Más Hellow

Historias Relacionadas