Hellow

Search

+Hellow

Hellow
La moda viene y va, ¿por qué?

Column Style

La moda viene y va, ¿por qué?

Texto por Olivia Meza de la Orta — 14.Jan.2016

Screen Shot 2016-01-14 at 10.49.06 AM

No es sorpresa que las modas regresen. Dirá tu mamá “Ay, esos vestidos estaban de moda en los 80”, y en ese momento, ella se convierte casi en una historiadora atinada del vestido. Sí, los pantalones acampanados regresaron. Sí, los lentes circulares también. Sí, las sandalias con plataforma. TODO ha regresado de alguna u otra forma, ¿por qué? ¿Acaso los diseñadores no pueden inventar algo nuevo? ¿Somos una sociedad aferrada al estilo nostálgico? Bueno, la respuesta más certera es: porque son tendencias.

Llámese “tendencia” a aquella dirección en la que ciertos mercados se inclinan. Se trata de observar el comportamiento de la gente; qué come; qué lee; qué música escucha; cuáles son sus intereses… etcétera. Las tendencias de moda han surgido a partir del reinado de Luis XIV, en Francia. La corte del rey propagó el gusto y la opulencia por el vestido (entre otras cosas) permitiendo que París se volviera un foco envidiable y de lujo para todo aquel que quisiera ponerse al corriente.

París reinó la moda y la convirtió en una parte intrínseca de su cultura (misma que hasta la fecha se percibe con naturalidad). Y fue así que la Ciudad de las luces evolucionó rápidamente como la dictadora de las tendencias, es decir, París imponía la moda europea. Sin embargo, este nombramiento adquirido repercutió en otras cosas, como la creación de la primera revista de moda por el historiador de la corte real, Jean Donneau de Visé. Este hombre contempló el comportamiento de las mujeres y los hombres al vestirse y descubrió las “tendencias” gracias a un par de señoras que platicaban en el parque, quienes compartían unos guantes hechos en Alemania (cabe recalcar que en ese tiempo, París proveía todo) y tal era su fascinación que De Visé captó este deseo y empezó a documentarlo.

Sí, la moda como fenómeno social afecta muchos factores, entre ellos la cuestión jerárquica y económica. Y como tal, las tendencias eran comportamientos humanos naturales gestionados por el deseo de verse bien y de sentirse gozoso con cada quien. Hoy en día, las cosas no son muy distintas. La moda a partir de la época aristocrática europea comenzó a fungir identidades estéticas por todo el mundo. Las modas se definían como todo aquello que quieres ponerte en ese momento. El deseo de tener aquellas prendas que simbolizaban intereses personales también. Así vinieron los 40, los 50, los 60… todos estos años las proporciones del cuerpo y la concepción sobre los géneros había cambiado radicalmente y gracias a esto podemos leer un libro de historia de la Moda.

Hoy en día parece que nos quedamos sin nada más que ofrecer. ¿Ropa inteligente? Sí pero no ahora. La moda ha sido víctima de sus tendencias; se trata de un reciclaje perezoso y al mismo tiempo esperanzador por revivir el pasado, yo me pregunto, ¿para qué? La moda se ha convertido en un uniforme homogéneo –como en muchas otras épocas del pasado- pero sin una aportación significativa. Y existe un complejo sistema sociológico que interpreta lo que la gente quiere en los años o temporadas próximas. Agencias especializadas como K Hole, WGSN, Fashion Snoops y Promostyl son algunos de los organismos encargados de predecir lo que viene y no solo de moda.

Dicen que las modas regresan cada diez años. ¿Habrá cabida para una nueva moda? ¿Debemos conformarnos con los límites estéticos? ¿Con las guías de las tendencias para poder vender? Las tendencias de primavera 2017 ya están disponibles, pero cabe señalar que no es sorprendente que veas lo mismo que hace algunos años.

Más Hellow

Historias Relacionadas