Hellow

Search

+Hellow

Hellow
La Gran Muralla: Hollywood está dispuesto a conquistar China

Culture

La Gran Muralla: Hollywood está dispuesto a conquistar China

Texto por Maximiliano Torres — 02.Feb.2017

Para no confundir a La Gran Muralla con un estreno más, necesitamos contexto.

China está pronosticado para convertirse en el mercado más grande para el cine, incluso más grande que Estados Unidos. Diarios financieros reportaron que, en 2016, los chinos construyeron 27 pantallas de cine por día. Esta cantidad de salas de cine supondría un paraíso para Hollywood, de no ser porque el gobierno chino tiene estricto control de qué películas extranjeras se exhiben en su territorio. Actualmente, sólo treinta y cuatro películas extranjeras pueden llegar a su cartelera. Mientras esta regla no cambie, Estados Unidos busca alternativas para cortejar a China y aquí es donde entra La Gran Muralla: una co-producción entre ambos países en la que todo está escrito y filmado para complacer a audiencias y funcionarios de gobierno.

En los tiempos de la dinastía Song y el reinado del emperador Renzong, a unas cuantas millas al norte de La Gran Muralla, una dupla de mercenarios (Matt Damon y Pedro Pascal) en busca de pólvora es atacada por una criatura desconocida a la que logran matar y cortarle un brazo que conservan para averiguar qué era exactamente ese monstruo al que se enfrentaron. Al día siguiente son capturados por una secta militar llamada La Orden Sin Nombre, quienes al ver que han logrado matar a uno de los monstruos que acecha la muralla, deciden mantenerlos cautivos y como parte de su ejército. La misión de esta orden, de hecho, es defender al Imperio de lo que en realidad de una raza alienígena.

El cometido principal de La Gran Muralla es servir a Dios y al Diablo y, todo hay que decirlo, lo consigue. Por “servir a Dios y al Diablo” me refiero no sólo a ser amigable para audiencias completamente distintas (los norteamericanos, los chinos, y el resto del planeta donde también se exhibirá); además, combina los géneros de la ficción histórica, acción, aventura y cine de monstruos sin perder rumbo o ser caótica. La trama es mínima, superficial, aunque eso pudiera jugar a su favor, dado lo cansadas y repetitivas que son estas películas cuando ahondan su universo con villanos, subtramas y clichés de trama.

Matt Damon suele ser la espina dorsal de las películas que protagoniza. Este es quizá su rol más hueco y plano. Quien toma el control creativo de La Gran Muralla y es la verdadera estrella es el director Zhang Yimou. El mismo de Hero, House Of Flying Daggers y cuyo estilo es reconocido por ser extremadamente estético y elocuente.

Coreografías acrobáticas, telas al viento, trajes típicos y paisajismo son elevados al máximo en un mensaje que podría mostrar la guerra como un arte ancestral.

Si alguna vez estás entre ver una película de guerra o ir al Cirque du Soleil, La Gran Muralla es la opción intermedia que resolverá tu dilema.

 

 

Más Hellow

Historias Relacionadas