Hellow

Search

+Hellow

Hellow
J.A. Bayona no cree en los cuentos de hadas

Culture

J.A. Bayona no cree en los cuentos de hadas

Texto por Maximiliano Torres — 19.Jan.2017

Ni los niños ni nuestro niño interior están preparados para Un Monstruo Viene a Verme, el drama fantástico de José Antonio Bayona que definitivamente causará una fuerte impresión en la audiencia, pero de ninguna manera en el mismo sentido mágico, imaginativo y escapista que otras sagas que ya hemos visto.

La cinta sigue el intenso viaje emocional de Connor O’Malley, un niño de padres separados que sobrelleva la enfermedad terminal de su madre y el inminente escenario de irse a vivir a casa de su abuela. Por las noches , siete minutos después de las doce, un árbol gigante que se ve desde la ventana de su cuarto se convierte en un monstruo que invade su casa y se empeña en contarle historias. Molesto e inconsolable por su situación familiar, Connor no tiene interés alguno en este visitante. Pero el monstruo está decidido a contarle tres historias. Estos cuentos tienen a otros protagonistas, con otros conflictos, y el chico no desea empatizar con ellos porque, en apariencia, no están relacionados con él. Conforme la salud de su madre empeora, su abuela toma las riendas de su crianza y el bully de su escuela redobla la tortura, Connor encuentra en el monstruo un extraño aliado que lo obligará a superar sus miedos.

En más de un sentido estamos frente a una película audaz, casi contracultural. Quien le haya dado luz verde a su producción se anotó un grande y admirable riesgo al no alimentar nuestro gusto por nuevos mundos con leyes propias, héroes optimistas y amistades que superan todos los obstáculos.

Casi como una protesta a todo lo que adoramos del cine fantástico, dos tercios de Un Monstruo Viene a Verme suceden en este mundo y sólo algunas secuencias hacen referencia a reinos lejanos a los que nos asomamos en pasajes animados. La lucha del protagonista infantil, que desde siempre ha sido romantizada, aquí no tiene filtros. El suspenso y el terror pertenecen también a situaciones de la vida real y Bayona aplica su sensibilidad para estos géneros al proceso de un niño obligado a madurar. Por si estas discrepancias con la moda cinematográfica actual no fueran suficientes, Connor, el personaje principal, es la faceta menos vista de los pequeños o jóvenes héroes de pantalla grande. Desde los embajadores de Disney, hasta Frodo y Harry Potter, nuestros héroes favoritos traen ya “pre-instalada” la ausencia  -trágica o simplemente no sugerida – de sus padres. La base de Un Monstruo viene a verme es justo el doloroso proceso del desapego a los padres. 

No solo mediante puertas que crujen y sombras que acechan es que J.A. Bayona logra llegar a nuestro sistema nervioso. Dirigir actrices es otro de su súperpoderes. Lo vimos con Belén Rueda (El Orfanato), Naomi Watts (The Impossible) y ahora con Felicity Jones en el papel de la madre enferma. Si bien Jones ha estado en películas más relevantes, esta es en la que veremos su interpretación mas demandante y quizá la mejor a la fecha.

Los momentos en que el monstruo cuenta historias a Connor son el único problema. Fueron resueltos con una animación más idónea para ilustraciones de libro que para una producción de cine y me llegaron a perder. Afortundamente, la puesta en cámara de Bayona recupera el control y no pierde ninguna oportunidad para lograr escenas terroríficas, emotivas, violentas y devastadoras.

Un monstruo viene a verme no es la cinta de fantasía que estabas buscando. Es algo mejor.

Más Hellow

Historias Relacionadas