Hellow

Search

+Hellow

Hellow
Entrevista a: Violeta Hernández

Art & Design

Entrevista a: Violeta Hernández

Texto por Andrea García — 09.Jan.2017

Es fácil decir que el 2016 fue uno de los años más catastróficos que hemos vivido; nos ha lastimado en más de un aspecto y las cosas malas que nos ha traído son tantas que al enlistarlas nunca acabaríamos, pero una cosa es cierta: no hay mal que por bien no venga y de tanto mal sólo nos queda una gran promesa.

Este año, que por fin se ha terminado, nos robo muchos iconos pero también nos abrió pasó a aquellos prospectos a ser nuestros próximos ídolos, hablando de forma nacional y dentro del ámbito del arte, éste es el caso de Violeta Hernández, una de nuestras artistas mexicanas favoritas enfocada en la ilustración que, a pesar de no ser tan nueva en la industria, nos plantea ideas frescas, y que como recuento del año nos contó un poco de sus experiencias, su trabajo y el inicio de su nueva colección: Habitante, un trabajo lleno de detalles que portan una delicadeza particular y que llevan al espectador a un mundo paralelo en el que se envuelve junto con los personajes creados por esta increíble artífice.

Creo que todo aquel que te conoce o que te ha visto puede notar una gran similitud entre tus personajes y tu persona física, ¿es algo consciente? ¿A qué crees que se debe?

Me comentan eso constantemente, no siento que exista mucha similitud, pero pueden ser diferentes factores, quizá tiene relación con verte cada día al espejo, al final creo que no existe un cuerpo y rostro que reconozcas mejor que el tuyo, lo ves día a día y lo tienes tan aprendido que lo replicas, creo que eso podría ser.

¿Cómo describirías tu evolución como artista? ¿Qué sientes que ha cambiado desde tu primera exposición hasta Habitante?

Con mi trabajo inicial estaba aprendiendo a generar un lenguaje propio, bajo influencia de muchos artistas, me encontraba en ese proceso de emular la línea de quienes admiraba. Aún así, mi obra siempre habla un poco de mi (o mucho), en aquel momento tenía otro espíritu, era muy naive. Por otro lado, Habitante es un ejercicio de casi un año, es más lúdico, abierto, con una línea muy evidente hacia lo orgánico, la naturaleza, la sensualidad, y evidencía aún más mi dualidad con piezas que apuntan a lo erótico, otras que siguen siendo muy inocentes; en este punto siento que he encontrado el lenguaje con el que me siento muy afín y disfruto.

Sabemos que viviste un tiempo en Monterrey y de ahí te mudaste a la Ciudad de Mexico, ¿cómo afectó este cambio tu trabajo? ¿Qué peso tendría tu contexto sobre tus obras? ¿Es posible que de alguna forma tus creaciones plasmen tu presente?

Me moví a la Ciudad de México con mucho entusiasmo, lo complicado vino después: adaptarme a un nuevo ritmo de vida (acelerado), hacer nuevos amigos, estar lejos de la familia, responsabilidades fuertes, un golpe de independencia con todo lo que eso conlleva… Pasé poco más de un año sin producir en forma, no me sentía en casa, estuve en un letargo creativo. El contexto influye siempre en mi obra, no sé exactamente cómo, lo que tengo claro es que mis atmósferas siempre son una añoranza de la naturaleza, vivo en una ciudad llena de tráfico, gente, ruido… mi dibujo es mi escape, imagino el lugar donde me gustaría estar, regularmente paisajes muy etéreos.

En tu última colección trabajaste en colaboración con otros tipos de representación artística, ¿cómo afectaron estos tu proceso creativo? ¿Qué diferencias hubo entre éste proyecto y tus obras previas?

Justo antes de Habitante me sentía demasiado aburrida, no estaba entusiasmada con lo que estaba haciendo y tenía dos opciones: dejar de producir o pasar al siguiente nivel y hacerlo bien. Opté por lo segundo, reforcé mi dibujo, comencé a trabajar grandes formatos y prendas textiles en colaboración con Steph Orozco. El proceso fue muy estimulante, recordé lo mucho que me gusta observar oficios, aprender cosas nuevas y emocionarme hasta sentirlo en el estómago, estuve como una niña conjugando ideas con Steph que luego resultaron en formas, colores, texturas. De aquí en delante no quiero menos que esas sensaciones.

Todo tiene un punto de partida, algo que lo inspiró, que motivó su creación, ¿cuál fue el tuyo para tu proyecto, y cómo se originó Habitante?

Creo que acumulé muchas ganas, me sentía con la suficiente energía para montar una exhibición, me urgía mucho ese rush; en este caso elevé mis expectativas y tenía esa incógnita del cómo iban a salir las cosas. Jamás tengo claro de qué va la expo en un inicio, sé qué es lo que quiero hacer, pero todo empieza sin pies ni cabeza, lo único que hago es producir lo más que puedo, sin pensarlo mucho o limitarme bajo el concepto soso de una temática, en un punto determinado me detengo solamente a observar, le encuentro forma de “algo” y comienza a ser un poco más legible. La exhibición parte de mi imaginario, y es mi escape ante un mundo que percibo cada vez más decadente y surrealista, Habitante habla del personaje en su forma más esencial, sin nombre, puedo ser yo o cualquier espectador.

Finalmente, ¿quiénes han sido tus mayores inspiraciones, aquellos que incentivaron tu estilo sutil con toques japoneses?

Mi influencia no es meramente japonesa, soy fanática del detalle y eso lo encuentro en grafismos de diversos orígenes. Me han inspirado y siguen inspirando muchos personajes, amigos, colegas, maestros. Hay influencias que son transitorias, me gusta ver lo que actualmente está haciendo Interesni Kazki, Jesús Benítez, Daniel Berman y James Jean.

Con cada frase acercamos más a las personas hacia nuestro mundo, con cada frase hemos logrado entender un poco más a una artista. Puedes checar la Fan Page e Instagram de Violeta para ver más imágenes y estar al pendiente de lo que esta prometedora mexicana podría sumar a tu rutina.

Más Hellow

Historias Relacionadas