Hellow

Search

+Hellow

Hellow
El claroscuro del streaming

Column Music

El claroscuro del streaming

Texto por Karlos López — 26.Jul.2015

vjays_gallery_man_with_headphones

La industria musical comienza a recuperar el aliento tras sufrir una época en la que las ventas de música disminuían a paso veloz. El salvador se llama streaming (reproducción de música a través de Internet sin tener que descargarla). Y es que por primera vez en la historia, de acuerdo con la Recording Industry Association of America, las ganancias generadas por los servicios de música en streaming en Estados Unidos superaron las ventas de CDs.

Otro dato que hace sentir a las disqueras más tranquilas, es el que reportó la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI, por sus siglas en inglés), pues revelan que estamos dejando de consumir música de manera ilegal.

El análisis muestra que el 61% de los usuarios de Internet ya utilizan servicios de música en streaming, como Spotify, Deezer, Rdio, Tidal¿alguien se acuerda de Tidal? –, Google Play Music, Apple Music o demás empresas que van naciendo por el potencial que encuentran en este mercado.

En México, cada vez es mayor el número de usuarios de estos servicios de música y de compradores de música digital. De acuerdo con la empresa sueca Spotify, en dos años en el mercado, los usuarios en México han escuchado un total de 2,725 millones de streams. Para esta empresa nuestro país se encuentra en el cuarto lugar de importancia, y para la empresa francesa Deezer, México es el segundo más importante.

screen-shot-2014-06-30-at-10-47-01-am

Con la llegada de los diferentes servicios de música en streaming a nuestro país, la piratería disminuyó un 10%. La razón más importantes es que plataformas que ofrecen este servicio ofrecen un catálogo de millones de canciones que pueden ser escuchadas de manera gratuita en diferentes dispositivos o bien pagar una mensualidad para obtener mayores beneficios.

La compra de música digital incremento un 22% respecto al 2012, lo que representa un total de 808 millones de pesos; esto se traduce en 47.9% de las ventas totales, según datos de la Asociación Mexicana de Productores de Fonogramas y Videogramas (AMPROFON).

La clave del éxito de estas plataformas de streaming es el poder tener un gran catálogo de música disponible a la hora que uno quiera y en cualquier dispositivo con el que contemos de manera gratuita y, además, legal.

Hasta ahora todo suena bien para las personas que consumen la música de esta manera, pero aquí es cuando entra la batalla de los músicos con estas compañías, ya que alegan que los ingresos que ellos perciben son escasos, casi nulos.

Tal es el caso de O Tortuga, banda mexicana que intenta abrirse paso por el mundo de la música, y es que en entrevista, Fernando (vocalista y guitarrista) dice ver de dos maneras estas plataformas: la primera, como apasionado de la música menciona que son una gran opción para poder escuchar lo que uno quiere y sin necesidad de esperar. Pero por el otro lado, como músico, sabe que no es la mejor manera de ganar dinero, ya que lo que reciben es realmente poco y eso es un tanto triste, (pero afortunadamente no están en la música por querer hacer dinero) apuntó.

Pero, en realidad, aquí no solo es culpa de estas plataformas – que deberían buscar mejores tratos para los músicos –, sino también de las disqueras, y es que del 100%, Spotify se queda el 30%, el otro 70 se les entrega a las disqueras y son ellas quienes dan la pequeña cantidad del 10% al artista. Cabe señalar que las regalías se calculan con base en los números de streamings por canción.

Por ejemplo, si quisieras que tu artista tuviera el salario mínimo gringo que es de 1,160 dólares al mes, deberías escuchar 1, 117,021 veces el disco o canción que más te guste. No por nada artistas como Thom Yorke, The Black Keys o Taylor Swift más recientemente, se han pronunciado en contra del modelo que Spotify maneja. Pero por si no me creen, te recomiendo que entres a este liga para ver la gráfica que hizo Information is Beautiful.

720x405-tomyorketaylorswift

No todos los servicios tratan de la peor manera al artista, en realidad si con lo que han leído creen que es Spotify la reencarnación del diablo, se equivocan. YouTube es la empresa que PEOR trata a los artistas – una de las cosas que no entiendo es por qué la gente sigue usando YouTube para escuchar música, pero eso es otro tema –, si el número de Spotify te había sorprendido déjame decirte que para que la empresa que pertenece a Google pueda pagar el salario mínimo, tu artista debe alcanzar 4,200,000 reproducciones.

De esta situación es de donde Tidal se había agarrado para poder llegar al mercado a intentar dar un golpe de autoridad, ya que era un servicio hecho por músicos que alejaba a los grandes corporativos para así poder hacer que el dinero corriera mejor y sin intermediarios. Desafortunadamente la ejecución no fue la correcta y ahora pocos son los que recuerdan a Tidal.

today-980x420

Incluso ya hemos podido ver el primer gran cambio, sucedió después de que Taylor Swift se revelara contra Apple Music por no querer pagar a los artistas el tiempo de prueba de los usuarios – 3 meses -, lo que hizo fue amenazar con quitar su música si no cambiaba ese punto. Poco tuvimos que esperar para ver que Apple Music decidió hacer caso a Swift y pagar a los músicos los tres meses gratis de los usuarios.

Por otro lado, existen otros músicos que piensan diferente, como Ricardo y Jacinto, músicos de la banda Furland, quienes consideran que estos servicios de música benefician tanto a las bandas pequeñas como a las famosas, ya que lo que las bandas quieren es que su música llegue a más gente y a la mayor cantidad de lugares posibles.

Así pues, mientras entre músicos aún existen diversas opiniones, la realidad es que estos servicios de música se están convirtiendo en una opción para todo el público, ya que nos permiten escuchar a cualquier artista desde la comodidad de nuestros lugares y sin necesidad de invertir tanto dinero.

Creo que lo primero que deben arreglar estos servicios de música en streaming es el hecho de tener mejores derechos para los músicos, si empezamos por ahí este tipo de empresas dejarán de ser vistas con malos ojos por el medio y así comenzar a ganar un mayor terreno.

Este tipo de lecturas son obligadas para cualquiera que escuche música, ya sea de manera constante o esporádica, pues es importante saber hacia dónde se mueve el mercado y qué sigue. Al final somos nosotros los que decidimos cómo se escucha la música en el mundo, con nuestro dinero y voto podríamos cambiar el rumbo del mercado.

Más Hellow

Historias Relacionadas