Hellow

Search

+Hellow

Hellow
De Britney y cómo no envejecer con dignidad

Music

De Britney y cómo no envejecer con dignidad

Texto por HELLOW — 04.Jul.2015

06-bljL6eE-1431541864

Nada podemos hacer en contra de la cultura pop musical, más que rendirnos un poco ante ella, está comprobado que aunque seas el melómano más estricto y purista, siempre hay un ídolo pop en tu cabeza; yo amo a Britney Spears. Si alguien es el icono de la niñez-pubertad, adolescencia, post-adolescencia de muchos, es ella. Mi britneyfan interior sufrió al ver el video que presentó junto a Iggy Azalea, casi en igual cantidad a las ansias que sentía por escuchar esa colaboración cuando fue anunciada.

Lo triste, es ver un regreso fallido de Britney por volver a ser lo que era, -la rubia buenísima que bailaba increíble.- Pues ahora sale rodeada de mujeres, sus “amigas”, a las que fácilmente les dobla la edad en una versión de “¿Y dónde están la rubias?” en la que Iggy Azalea por alguna razón tiene súper poderes extrarrestres y los usa para retirar dinero del cajero mientras Britney es la hermana gemela de la mamá de Matilda, ¿por qué?

El gran error, es cuando no es tan evidente que el vídeo es, de hecho, una parodia. Es totalmente creíble que Britney y sus asesores y publicistas pensaran que éste video, cuando ya no tiene el físico ni mucho menos la actitud, es buena idea. Se esperaba algo más como su colaboración con Madonna en “Me Against the Music”, así de magistral y así de propositivo. Sin embargo, “Pretty Girls” se volvió un video complaciente lleno de referencias a la tan llamada nueva cultura “millennial” pero llevadas a los 80’s y a todas esas cosas que criticamos de la sociedad MTVísta  y, simultáneamente, se vuelven un placer culposo que no podemos dejar de ver.

Pero no todo está perdido. La canción, por sí misma no es tan mala. Su ritmo del tipo rosa chicloso y el flow que Iggy Iz añade a la fórmula, la vuelven una propuesta que puede satisfacer ese deseo por música de fondo sin realmente tanto contenido ni complejidad, pero de una calidad mediana. Algo que no te roba el sueño, pero tampoco puedes sacar de tu cabeza fácilmente. Tampoco, por otro lado, se vuelve un himno de verano.

Más Hellow

Historias Relacionadas