Hellow

Search

+Hellow

Hellow
Cómo colecciono música (2 de 2)

Column Music

Cómo colecciono música (2 de 2)

Texto por Chuck Pereda — 24.Nov.2015

116742997_record-collection-dec-13-2006-001

La semana pasada nos quedamos en que, la mera verdad, caí en blandito al haber encontrado mi “misión” en la vida (esto de representar dignamente a la electrónica menos comercial, ¿recuerdan?) porque me facilita qué coleccionar, pero asumo que muchos de ustedes sólo quieren comprar buenos discos, así que les haré el cheat sheet de “Comprar Discos 101.”

1.- Estudia cada disco como si fuera un caso de CSI. Antes, cuando sólo podías comprar vinilos o CDs y cassettes, me pasaba horas estudiando los créditos de mis LPs favoritos, es por eso que sé que Close to Me de The Cure se lanzó un 23 de septiembre de 1985 (¡el día de mi cumpleaños número 10!) pero no sólo eso, también me sabía los integrantes por disco, quién los produjo, si habían cambiado de sello, quién más estaba en su sello, etc. Esto te ayuda a encontrar proyectos laterales, compañeros de sello, discos de ese mismo productor o grabados en ese estudio, un ejemplo práctico: el ex-estudio de los Beatles tiene un software para grabar bien los bajos en vinilo que evita que la aguja salte, ojalá más sellos tuvieran acceso a esta tecnología porque muchos vinilos actuales (sobre todo de dubstep) brincan como la chingada.

2.- Averigua cuáles son tus sellos favoritos. Yo me he aprendido los calendarios de lanzamientos de mis sellos favoritos y sé que si algo está en ese sello, es por razones de peso. Entre los sellos que siempre reviso están No Corner, Boomarm Nation, PAN, Editions Mego, Spectrum Spools y Digitalis, entre otros, pero también trato de ver en qué se especializa cada quien, hay sellos que hacen mejores reissues que lanzamientos originales, hay sellos que editan tantas cosas que lo mejor es buscar las compilaciones, hay sellos cuyo catálogo actual apesta, pero que antes eran Salomé desnuda bailando para los famas.

3.- Encuentra el camino más seguro (y barato) entre tú y el disco. Uta, esto es de las cosas más difíciles, porque SIEMPRE va a haber un disco que NO te llegue (yo ahorita tengo 3 en el limbo, uno de los cuales lleva en aduana desde el primero de enero), pero esa es la razón por la que hay veces en las que prefiero pedir un disco gringo a Europa, Boomkat SIEMPRE me ha llegado y no es caro pedirles que sea correo certificado.

4.- No todas las tiendas digitales son lo mismo.- No todo lo compro en físico, mi orden sería más o menos así: si me gusta muchísimo lo compro en cassette o vinilo, los mezclados en CD (también algunos discos de ambient), lo que quiero tener pero que no es BRUTAL en MP3 o ALAC (el codec Lossless de iTunes) y el resto lo oigo desde Google Play que me permite además escuchar toda la música que ya no cupo en mi iTunes Match. Aún así, lo digital prefiero comprarlo en Bandcamp porque puedes escoger en qué formato lo bajas, tiene una app para dispositivos móviles donde puedes escuchar todas tus compras, además tiene una especie de Facebook donde puedes seguir a gente y ver qué compran. Mi segundo lugar son Bleep y Boomkat porque te permiten descargar las cosas más de una vez, a diferencia de Beatport y iTunes.

5.- Hay discos que nunca podrás tener y eso está bien.- Siempre hay un disco que es como esa ex-novia que se te fue… Ni pedo, en mi caso están el Lanterns de Deepchord, el Crustal Movements de Dj Nobu, Gabriela… Ah, no, esa es ex novia, pero you get my point: coleccionar no es un concurso, por lo menos no debería de serlo y la idea de tener discos es compartirlos, de otra manera se vuelven como el Basquiat que tenía el zoquete de Lars Ulrich, algo que sólo podrás ver en fotos… Así que, mínimo pónselos a tu gato y explícale por qué son tan importantes para ti, también puedes organizar un record club (como el book club de Oprah) o hasta buscar un espacio en radio.

6.- Sé feliz oyendo música. Esas colecciones que no se pueden tocar son de hueva loca, mis discos están bien madreados algunos y I’m ok with it, nada es para siempre.

7.- Resumen ejecutivo: Mientras más sepas sobre lo que te gusta escuchar, más sencillo será que encuentres cosas nuevas.

La verdad es que no tengo mucho más que añadir, colecciono discos porque puedo, porque he logrado volverlo algo que me da un varito de regreso y porque algún día mi colección estará en algún museo sobre la música electrónica. Desde que un día me cayó el veinte de que si tú haces cosas por la música, la música hace cosas por ti, mi vida cambió y soy más feliz: never for money, always for love. Pero además, me gusta que el principio regidor detrás de la razón por la que comparto todo lo que escucho, sea exactamente el mismo que cuando empecé: sigo siendo ese güey que está escuchando discos con su mejor amigo, es sólo que no conozco a mis mejores amigos porque no caben todos juntos en la cabina de Reactor.

Más Hellow

Historias Relacionadas