Hellow

Search

+Hellow

Hellow
De Frente: Ernesto Walker

Art & Design Culture

De Frente: Ernesto Walker

Texto por Oralia Torres — 21.Aug.2015

ernesto-walker

Nombre: Ernesto Walker
Edad: 32 años
Lugar de Origen: Monterrey, NL
Estudios: Lic. en Relaciones Internacionales
Trabajo: Artista visual
Facebook: Ernesto Walker ~ Webpage ~ Twitter: @ernestowalker

walker-baja_860

Para ti, ¿qué es el arte?

Me gusta mucho esto que decía Ozu sobre el arte como el siguiente paso de la filosofía, yo creo que es un trabajo intelectual, es un trabajo filosófico, es un trabajo de comunicación. Me gusta mucho también una frase que decía alguna maestra que tuve que, bueno, ella hablaba de diplomacia y decía que la forma es fondo, el lenguaje es parte del mensaje, y yo creo que eso pasa mucho en el arte y es parte de lo que se tiene que solucionar pensándolo como un proceso de comunicación y, no sé, tiene muchas ramificaciones.

¿Cómo fuiste de estudiar relaciones internacionales a ser artista? ¿Cómo llegaste a ese punto?

Pues creo que fue bien fácil, bien natural. Desde antes de estudiar la carrera ya me interesaba eso, y empecé a hacer ondas de escultura móvil, antes de eso hacía joyería; como que yo estaba encarrilado a estar produciendo, estar jugando con algo un poco más técnico, otro más esteticista, pero ya en estar produciendo cosas. Cuando me empecé a meter a la carrera encontré un eco bien interesante entre lo que yo hacía por un lado y lo que estudiaba por el otro, y como que por un lado había reflexiones y por otro lado había una onda de expresión y de planteamientos y de exploraciones de cosas a partir de lenguajes, de ondas estéticas, y se iban llevando el uno al otro sin querer queriendo. Por mucho tiempo lo hice sin mayor ambición, sólo hacía cosas, y luego de repente hubo una exposición y luego otra y otra y cada vez empecé a producir más, se vendió una pieza por ahí, y para cuando me gradué ya estaba muy enrolado en este proceso creativo; ya había tenido varias exposiciones, había trabajado en una galería, luego en un museo. Nunca me arrepentí pero como que me dejé llevar.

“Céteris páribus”. Madera, hilo, instrumentos de nivelación, equilibrio. 70 x 90 x 90 cm. 2012.

“Ensayo sobre la intimidad de tres notas de remisión”, Ernesto Walker. Tinta sobre notas de remisión, 15.5 x 30 cm. (tríptico). Octubre 2009

¿Qué tipo de enfoque le das a tus obras para realizar exposiciones? 

No sé, he hecho exposiciones de muchas, en un principio fui muy consistente: tenía un periodo donde sólo hacía joyería, y luego otro rato donde sólo hacía esculturas móviles, pero luego empecé a hacer de todo, entonces en mis exposiciones casi siempre trato de abordarla como un tema y luego del tema sale la forma en la que la planteas, y eso implica escoger con qué idioma vas a hablar. Si te fijas en mi chamba muchas veces son técnicas diferentes, o trabajo con cosas que nunca he hecho antes y como que cada cosa va siendo dictada por el tema y por cómo voy aterrizando las ideas que quiero presentar.

¿Qué temas has expuesto con tus obras?

Pues mira, de un chorro de cosas, pero si las puedo englobar me clavo mucho en cosas de teoría de sistemas, en ondas de cómo funciona el lenguaje, cómo funciona la información, cómo adquieren sentido las cosas, cómo se vuelve trascendente una idea; de los contextos políticos, comunicativos y lingüísticos, de cómo esas ideas viajan, se solidifican, trascienden institucionalmente, se consideran verdad. Eso a nivel colectivo, a nivel individual, pues, cómo nosotros también estructuramos ideas, como estamos conectando información, la estamos reprocesando, sistematizando; esto también termina teniendo mucho eco con filosofía de la ciencia, algunas cosas obviamente con arte, no sé, por ahí va.

¿Dónde has hecho exposiciones?

Ya en varios lados: en varias ciudades de México, en Argentina, en Estados Unidos, España, Inglaterra, Suiza, Bélgica, Luxemburgo y Grecia, y creo que ya, por lo pronto.

“El peso estructural de las palabras”, Ernesto Walker. Instalación: mesa, cadena, soportes metálicos, pesas de medición 120 x 490 x 35 cm 2013

“Enero 2010” (Ciudad Juárez, México.), Ernesto Walker. Tinta sobre papel, 55 x 75cm, Mayo-julio, 2011.

¿Cómo ha sido tu experiencia como artista regio y llevarlo a nivel internacional?

Yo siempre he estado muy contento con la ciudad; obviamente hay cosas que no están chidas en Monterrey pero también hay cosas que están chidas, y pues siempre hay este sentimiento del terruño, esta conexión que hay. De un rato para acá he traído mucho esta convicción de que en todos lados se hace historia, y que a veces parece que en algunos lugares es como más interesante o más importante o más valioso o más creativo, y en realidad cada quien lo está haciendo. Sí, hay niveles pero también siempre tiene que ver con cómo estamos valoramos eso, cómo lo volvemos trascendente, entonces he tratado de voltear a Mty y tratar de construir cosas a partir de nuestra ciudad.

Hice un proyecto con cintos pinteados, un proyecto que hice con una máquina, con un acordeón, y estaba el acordeón con la parte de la música pero por otro lado la parte maquinesca e industrial, otro que hice con música de Bronco. Eso me gusta mucho porque es de esas cosas que podemos exportar, obviamente estoy haciendo cosas muy pintorescas -no todo tiene que ser de vaqueros y de onda norteña-, pero en general creo que lo legítimo nuestro, lo que sucede aquí, muchas veces estratégicamente te sirve, porque, no sé, vas a Londres y presentas algo que habla de tu contexto y de algo que es un poco más exótico pa’ la banda, entonces eso lo hace interesante, además de que tiene que estar bien hecha la pieza y de que tenga un punto que plantear, se vuelve interesante cuando vas a otros lados.

¿Qué proyectos tienes en puerta?

Hay varias cosas; traemos una expo que está conectada con una expocisión que tengo en el Carrillo Gil, esa expo de Carrillo Gil empezó a principios de mayo y va a estar hasta principios de agosto, y la exposición que voy a tener aquí es en la alternativa once galería, y la intención es hacer una extensión de la exposición en DF a la de Mty. Lo que está expuesta allá es una máquina que dibuja con el movimiento de las estrellas, está hecho con tres telescopios computarizados y traduce los movimientos en los telescopios buscando coordenadas en el cielo a una mesa de dibujo, hace un dibujo diario, y lo que vamos a poner aquí es el primer mes de dibujos de la exposición de allá. Luego tenemos una expo en Tijuana, luego viene una en Chihuahua, viene una en Londres.

También estoy haciendo un proyecto en colaboración con una empresa de cartón, estamos haciendo una onda conmemorativa que me está latiendo mucho, son varias piezas y es un proyecto un poquito laborioso, lleva su tiempo pero ya estamos enrolados en eso. Traemos algo que todavía está en fase de proyecto, estamos aterrizando la idea para unas piezas monumentales para un desarrollo de un edificio que está en construcción.

¿Cuáles han sido los retos más importantes que te hayas encontrado?

Uno, que obviamente es el demonio de siempre, es el de la lana, no porque escogimos un trabajo que no necesariamente no dé lana -puedes hacer un muy buen negocio-, pero no lo estamos escogiendo porque sea nuestra prioridad, nuestra prioridad puede que esté en cosas que sean un poco más experimentales, o en un equilibrio entre piezas que sean un poco más comerciales con piezas más experimentales pero al final, la fuerza motriz de un trabajo de arte no es 100% el negocio o la empresa, entonces sí es difícil encontrar ese equilibrio, que haya un retorno de lana que lo haga viable, que te permita hacer proyectos que sean más ambiciosos, que te permita sobrevivir de lo que haces. Es un reto feo, hay altibajos, sí es una de esas cosas que, como artista, parecería que todo está en las ideas y en la creatividad pero la parte operativa te puede matar o hasta peor. El otro reto es que casi siempre trabajo con nuevas técnicas o contextos o materiales o no sé, y siempre hay una curva de aprendizaje.

“Ciencia 57”, Ernesto Walker. Corte láser / Rescate de libro / instalación / soportes de aluminio / capelo de acrílico. 36 x 28 x 220 cm, 2014 / 2015

Más Hellow

Historias Relacionadas